Rotura Tendón de Aquiles

/, Pies/Rotura Tendón de Aquiles

Rotura Tendón de Aquiles

Rotura Tendón de Aquiles

Por Dr. Rodrigo Ibacache

El tendón de Aquiles es el más fuerte y resistente del cuerpo humano. Se localiza en la zona posterior de la pierna uniendo los músculos de la pantorrilla (gemelos y soleo) con el hueso del talón (calcáneo), transmitiendo la potencia de estos músculos de la pierna al pie, permitiendo actividades esenciales de la vida diaria y del deporte como caminar, correr y saltar. Su rotura (perdida de continuidad de sus fibras) implica que deja de cumplir su función generando gran discapacidad funcional.

¿Qué síntomas presenta?

Clásicamente su rotura se manifiesta como un dolor intenso y súbito en la zona posterior del tobillo, asociado veces a un chasquido. Los pacientes lo describen como haber recibido un piedrazo en la zona posterior del tobillo, seguido de marcada impotencia de continuar con la actividad que estaban efectuando.

Afecta principalmente a hombres en la edad media de la vida (guerreros de fin de semana) habitualmente sedentarios y que practican deportes de manera intermitente y esporádica. Existen más factores de riego asociados como: tabaquismo, sobre peso, des entrenamiento, por mencionar algunos. Hemos visto recientemente como también afecta en mayor proporción a mujeres y hombres mayores con el aumento de estos en actividades deportivas más demandantes y extenuantes.

Es importante de presentar los síntomas descritos consultar precozmente para definir su diagnóstico y tratamiento definitivo, a la brevedad posible, ya que su diagnóstico tardío limita las opciones disponibles para su adecuado tratamiento.

¿Qué exámenes necesita para ser diagnosticado?

El traumatólogo efectuará el examen físico correspondiente pudiendo apoyar su diagnóstico con pruebas de imágenes complementarias como la resonancia o ecografía.

¿Cuál es su tratamiento?

Existen disponibles distintas alternativas de tratamiento, pudiendo dividirlas en dos grandes grupos de tratamientos: con cirugía o sin ella. El tratamiento conservador (no quirúrgico) implica: diagnóstico precoz, idealmente antes de 48 horas, corroborando que en el examen físico al poner el pie hacia abajo hay buena oposición del tendón en la zona de rotura, además del cumplimiento riguroso de protocolos de descarga (no apoyo) más tratamiento kinésico estricto y seguimiento médico frecuente.

En las alternativas quirúrgicas existen diversas técnicas definidos por el tamaño de la incisión quirúrgica y la exposición de la zona de rotura:
Técnica abiertas ( es decir con una incisión quirúrgica de aproximadamente 10 cm.)
Percutáneo, en que no se abre el sitio de la rotura.
Mínimamente invasivo: abriendo la piel sobre el sitio de rotura pero en una incisión más pequeña.

Las diversas opciones previamente señaladas presentan ventajas relativas y tiene distintos índices de complicaciones , siendo las más graves las relacionadas con la herida operatoria y el índice de re rotura (que se vuelva a romper) siendo mayor este, en el tratamiento no quirúrgico. Como vimos existen diversas alternativas de tratamiento decidiéndose en conjunto entre el paciente y tratante de acuerdo a las características, necesidades y expectativas de cada paciente en particular.

Una vez definido el tratamiento debe siempre complementarse a un programa de rehabilitación quinésica funcional, es decir con protocolos que permitan el inicio del apoyo precoz (habitualmente a la segunda semana) para recuperar la marcha sin bastones en un zapato normal a la 10ma semana aproximadamente. Se espera que la mayoría de los pacientes vuelvan al deporte aproximadamente al sexto mes y en deportes de contacto, como el futbol, aproximadamente al 8vo mes post lesión.

En centro médico Sports contamos con el equipo médico, kinésico, profesional y los medios técnicos para estableces el diagnóstico, definir y efectuar el tratamiento indicado de acuerdo a tus expectativas y necesidades.

Por Dr. Rodrigo Ibacache

Por |2020-10-27T19:26:20+00:00Octubre 26th, 2020|Blog, Pies|Sin comentarios