RESERVE SU HORA:
32 – 238 51 46
32 – 212 05 40

(9) 575 846 01

Dolor de hombro

Lo que la mayoría llamamos genéricamente ‘el hombro’ es realmente un conjunto de varias articulaciones que se combinan con tendones y músculos para permitir un amplio rango de movimiento en el brazo, desde rascarse la espalda hasta hacer un perfecto lanzamiento de pelota, una brazada en la natación, un saque en el tenis, etc. Pero su gran movilidad tiene su precio y puede llevar a tener problemas en el funcionamiento de sus distintas estructuras, con el resultado de dolor de hombro.

Se puede sentir dolor solo cuando se mueve el hombro, o todo el tiempo, temporal o permanente con la consecuente incapacidad que esto produce.

Anatomía:

El hombro está compuesto de tres huesos: el hueso del brazo (húmero), la escápula y la clavícula. La cabeza del húmero articula en la cavidad redondeada de la escápula. Esta se llama cavidad glenoidea. Una combinación de músculos y tendones mantiene al húmero centrado en la cavidad glenoidea. El conjunto de estos tejidos se llaman el manguito rotador (tendones). Estos cubren la cabeza del húmero y la sostienen a la escápula en el hombro.

Causas:

La mayoría de las causas de dolor de hombro caen en las siguientes categorías:

-Bursitis y Pinzamiento del hombro
-Desgarros del manguito rotador
-Inestabilidad
-Artrosis
-Fracturas

BURSITIS Y PINZAMIENTO DEL HOMBRO

Las bolsas (bursas) son sacos pequeños llenos de líquido ubicados en las diferentes articulaciones del cuerpo, incluyendo el hombro. Actúan como almohadillas entre los huesos y los tejidos blandos ayudando a reducir el roce entre los tendones que se deslizan y el hueso adyacente.
A veces, el uso excesivo del hombro, sobre todo con movimientos de elevación, lleva a inflamación de la bursa entre el manguito rotador y el acromion de la escápula acromion. Como resultado se produce una condición conocida como bursitis subacromial. Los tejidos presentes en el hombro pueden inflamarse y doler. Esto se manifestará con actividades diarias, tales como peinarse, vestirse, o cualquier otro movimiento que requiera la elevación del brazo por sobre la cabeza.
El pinzamiento del hombro ocurre cuando la parte superior de la escápula (el acromion) pone presión en los tejidos blandos subyacentes (bursa y tendones del manguito rotador), cuando se levanta el brazo. A medida que el brazo se eleva, el acromion roza y comprime los tendones del manguito rotador y la bursa. Esto puede llevar a una bursitis causando dolor y limitación del movimiento.

MANGUITO ROTADOR

El tendón es el tejido que conecta el músculo al hueso y que permite la transmisión de fuerzas para realizar el movimiento. Los tendones afectados son los cuatro tendones del manguito rotador y uno de los tendones del bíceps. El manguito rotador está compuesto de cuatro músculos pequeños y sus tendones que cubren la cabeza del húmero. Estos mantienen centrado el hombro en su cavidad permitiendo su movilidad y manteniendo su estabilidad. La rotura de los tendones del manguito rotador, pueden ser el resultado de cambios degenerativos debido al paso del tiempo, o una lesión repentina por un traumatismo de alta energía, siendo más frecuente el primer caso. Estos desgarros pueden ser parciales o podrían ser completos. En los desgarros completos, hay un arrancamiento del tendón desde su unión con el hueso, lo que puede producir dolor de hombro nocturno y con la elevación del brazo. Con el paso del tiempo, se puede asociar a una restricción de la movilidad y a una disminución de la fuerza. Lamentablemente, el tendón no tiene la capacidad de repararse o cicatrizar por sus propios medios, por lo que requieren ser tratadas por un especialista. Las lesiones del manguito rotador y el tendón del bíceps están entre las causas más comunes de dolor de hombro.

INESTABILIDAD

Ocurre cuando la cabeza del húmero no es capaz de mantenerse centrada y es forzada a salirse de la cavidad del hombro. Esto puede ocurrir como resultado de una lesión brusca por un traumatismo o por microtraumatismo repetido. Las luxaciones del hombro pueden ser parciales (subluxación) o completa, lo que significa que la parte esferoidal se sale totalmente de la cavidad. Debido a que los ligamentos, tendones y músculos en torno al hombro quedan laxos o desgarrados, pueden ocurrir luxaciones repetidamente. Las luxaciones de hombro recurrentes, que pueden ser parciales o completas, causan dolor e inestabilidad cuando se eleva el brazo. Episodios repetidos de subluxaciones o luxaciones llevan a un aumento del riesgo de desarrollar artrosis del hombro.

ARTROSIS

El dolor de hombro también puede ser el resultado de una artrosis de hombro. La causa más frecuente se relaciona al uso, la edad y desgaste, al igual que en otras articulaciones como la rodilla y la cadera. Es típico que los síntomas, como inflamación, dolor y rigidez, comiencen en la mediana edad. La artrosis del hombro se desarrolla lentamente y el dolor se hace cada vez más frecuente e intenso con el tiempo. La artrosis del hombro podría estar relacionada a lesiones deportivas, lesiones laborales y al uso y desgaste crónico. Otros tipos de artrosis pueden estar relacionadas a desgarros del manguito rotador o a una infección articular. Las personas con artrosis evitarán los movimientos del hombro que aumente del dolor. Esto avanza hacia una rigidez del hombro, desgaste de todas las estructuras del hombro y atrofia muscular, teniendo como resultado una restricción dolorosa del movimiento.

Otra articulación que se ve frecuentemente afectada por la artrosis es la articulación acromioclavicular. La artrosis acromioclavicular es frecuente luego de los 40 años y se presenta generalmente asociada a otras lesiones del hombro o bien, en pacientes con antecedentes de una luxación acromioclavicular ocurrida previamente durante la vida.

FRACTURAS

Las fracturas son huesos rotos. Las fracturas de hombro comúnmente son la fractura de clavícula, el húmero y en menor frecuencia a la escápula. Las fracturas de hombro en pacientes mayores a menudo son el resultado de una caída a nivel del suelo. En pacientes más jóvenes, las fracturas de hombro a menudo son causadas por una lesión de alta energía, como un accidente de vehículo motorizado o por lesiones en deportes de contacto. Las fracturas causan dolor severo, inflamación y hematomas alrededor del hombro. El tratamiento dependerá del hueso fracturado y del tipo de fractura. En general, las fracturas que sufren desplazamientos significativos requerirán tratamiento quirúrgico para alinear nuevamente el hueso y fijar la fractura. Las fracturas no desplazadas significativamente podrían ser tratadas con diferentes sistemas de inmovilización y rehabilitación.