RESERVE SU HORA:
32 – 238 51 46
32 – 212 05 40

(9) 575 846 01

Distensión Muscular: Definición y Tratamientos

Dado el gran interés que han generado nuestras publicaciones anteriores sobre lesiones deportivas, hoy tocaremos una de las más recurrentes, esperamos que la información les sea de utilidad.

Una distensión o rotura es una lesión muscular que afecta a las bandas fibrosas de este que conectan los músculos con los huesos; Es muy importante no confundir este término con los esguinces, que no son más que un sobre-estiramiento o desgarro de los ligamentos de las bandas fibrosas que conectan los huesos y fortalecen y estabilizan las articulaciones.

Existen dos tipos de distensiones musculares, siendo la primera una lesión aguda debido a una presión excesiva durante la cual las fibras de un músculo se rompen lo que da como resultado un sangrado interno, hinchazón, dolor y pérdida de fuerza y funcionalidad de la zona.

El otro tipo de distensión muscular es una lesión por sobreuso, en la cual los músculos se elongan debido a un estrés crónico; Aquí también hay presencia de dolor, pero sin embargo las fibras no se rompen ni existe una pérdida en la fuerza muscular.

DISTENSION MUSCULAR FEMORAL

Generalmente las distensiones musculares en las cuales las fibras musculares se rompen son debido a que los músculos se someten a un estrés repentino sin que hayan sido calentados previamente, estén agotados y/o no hayan sido entrenados correctamente para el esfuerzo a realizar.

Los músculos más susceptibles a este tipo de lesión son los tendones de la corva también conocidos como los músculos femorales, es bastante común ver roturas en los femorales en deportes como el fútbol o el tenis, donde una persona sin previa preparación y completamente sedentaria se anima a jugar un partido, dando como resultado la aparición de esta lesión.
En cuanto a las lesiones por sobreuso, los músculos más afectados suelen ser los músculos de la espalda y la ingle, especialmente en aquellos trabajos donde se requiere un gran uso de estos, por ejemplo en la jardinería o en la construcción.

Generalmente un médico simplemente necesita examinar la zona para saber si se trata de una distensión muscular o no, aunque en el caso de que haya algún tipo de duda se puede descartar la posibilidad de una fractura u otra lesión ósea mediante una radiografía o mejor aún una resonancia magnética para poder descargar alguna posible rotura de ligamentos.

En cuanto a las opciones de tratamiento, la mayoría de las distensiones musculares pueden ser tratadas por uno mismo, simplemente se necesita reposo y algo de frío local (crioterapia) pero sin embargo si la hinchazón y el dolor no mejoran en un plazo de 4 días es recomendable que acudamos a un médico para que evalúe nuestro caso. No vuelvas a hacer actividad fisica si el dolor no a cedido con los tratmientos paliativos, ya que puedes empeorar la situación.

En el caso de que la hinchazón sea excesiva y nos incomode demasiado podemos utilizar fármacos anti-inflamatorios (AINES) como el paracetamol o el ibuprofeno para ayudar a disminuir dicha inflamación más rápidamente.

Podrás haber escuchado que se precisa de cirugía para poder tratar una distensión muscular, esto es en parte cierto, pero únicamente se necesitaría está en aquellos casos donde exista un desgarro completo del tendón, es decir, el músculo se ha separado completamente de este y entonces como es obvio sí que se precisaría de una reparación quirúrgica.