RESERVE SU HORA:
32 – 238 51 46
32 – 212 05 40

(9) 575 846 01

¿Qué botines debo utilizar para jugar fútbol?

Una correcta elección del calzado deportivo a utilizar debería ser en función de las condiciones del terreno de juego, lo que puede evitarnos importantes lesiones en nuestros tobillos y rodillas, por lo tanto debemos tener en cuenta las superficies sobre las que se desarrollará el partido, entrenamiento o lo que corresponda. En la actualidad existen tres tipos de superficie para jugar al fútbol: hierba natural, hierba artificial y tierra. Todas estas superficies, a excepción de la hierba artificial que siempre va a tener una consistencia muy dura, pueden presentar, dependiendo de si ha llovido o no, una dureza mayor o menor.

Hoy en día la mayor parte de los partidos de fútbol (7 o Futbolito) se disputan sobre hierba artificial que, aunque son buenos, no son campos capaces de reproducir fielmente las condiciones de una campo de hierba natural, en donde la consistencia de estos últimos es blanda debido por un lado al efecto almohadillado de la hierba (más o menos larga) y por otro a la base sobre la que está la hierba, la tierra, que también es blanda y permite que los tacos se claven, y den mayor estabilidad a las pisadas del jugador.
Por ello a la hora de comprar unas botines de fútbol, hay que tener en cuenta el tipo de suela, prestando mayor atención al material del que están hechos los tacos, el número de tacos, su longitud y la superficie de apoyo de los mismos.
Hoy en día hay una gran variedad de botines y tipos de suela:

1-BOTINES CON TACOS (TOPEROLES) DE ALUMINIO.

Con tacos largos, de aluminio o algún material similar y ligero. La suela de estas botas suele contar con 8 u 10 tacos y son indicadas para terrenos de juego muy blandos.

2- BOTINES CON TACOS(TOPEROLES) LARGOS Y CON FORMAS CURVAS.

Con tacos de material plástico con forma anatómica. Son recomendadas para campos blandos o muy blandos, aunque a diferencia de las de tacos de aluminio, tienen mayor estabilidad y además la planta del pie sufre menos impacto al no ser de aluminio.

3- BOTINES CON TACOS(TOPEROLES) DE GOMA NORMAL.

Con tacos menos largos que las anteriores, de forma redondeada y hechos de goma dura. La suela cuenta con un número de tacos que oscila entre los 11 y 15 tacos. Adecuadas para terrenos blandos.

4- BOTINES MULTITACO. (TOPEROLES)

Con tacos más cortos, forma redondeada y hechos de goma. La suela cuenta con un número de tacos muy alto, entre 25 o 30 tacos. Están recomendadas para terrenos de juego duros o muy duros. Válidas para césped artificial.

5- BOTINES PARA HIERBA ARTIFICIAL.

Estas botas no tienen tacos individuales, sino que están hechas con una superficie rugosa imitando a las botas de trekking, y están indicadas sólo para terrenos de juego de hierba sintética. La mejor opción para césped artificial.
Para los campos de pasto artificial, se recomienda el uso de botines multitaco o bien botines de suela especial para hierba sintética (las de suela rugosa), si bien es cierto que estas últimas están pensadas para el césped artificial antiguo, pero para el sintético de última generación son más recomendables las de multitaco.

La publicidad y las botas que usan los profesionales de este deporte y que continuamente nos enfocan por las televisiones en su labor publicitaria, hacen que los niños busquen botas con diseños más atractivos, por lo que la de toperoles con formas curvas, son las más adquiridas por los jóvenes futbolistas, pero estas están adecuadas para campos blandos, de hierba natural, que permitan que se calven en el suelo, y les den mayor estabilidad tanto a las rodillas como a los tobillos. En hierba sintética, estos tacos no se clavan, ni se hunden del todo, por lo que el peso del jugador se descarga sobre una superficie muy escasa y por tanto, rodillas y tobillos están expuestos a una gran inestabilidad que puede provocar lesiones graves.
Por el contrario, las botas multitaco, al tener mayor número de tacos, mucho más cortos y de forma redondeada, ofrecen una superficie de descarga para el peso corporal muy alta, aumentando por tanto la estabilidad para las articulaciones de las pierna.

En conclusión, cuando necesitemos comprar unos botines de fútbol debemos de tener presente la importancia de una buena elección, no dejarse llevar nunca por el diseño y buscar las más adecuadas teniendo en cuenta, la superficie en donde vamos a jugar o entrenar, y pensar que los toperoles no son para apoyar el peso, sino para clavarse en el suelo y dar mayor estabilidad al cuerpo del jugador.

Pliometría

Dado el gran interés que despertó nuestra publicación anterior sobre la potencia muscular hoy queremos continuar profundizando el tema con uno de sus trabajos específicos para desarrollarla.

Se conoce como PLIOMETRÍA al entrenamiento físico que se lleva a cabo con el objetivo de lograr que un deportista pueda concretar movimientos que resulten más veloces y con mayor potencia. Esta técnica suele emplearse en aquellas disciplinas que requieren de fuerza y velocidad.

La esencia de la pliometría radica en lograr que los músculos apliquen la mayor fuerza posible en el menor tiempo. El entrenamiento, por lo tanto, consiste en un desarrollo de la fuerza de los músculos.

La contracción pliométrica de un músculo se produce cuando éste ejerce una fuerza menor a una resistencia opuesta, lo que lleva a un incremento longitudinal del músculo en cuestión. Esto se produce, por ejemplo, al saltar: las piernas contribuyen a la amortiguación cuando el pie vuelve a estar en contacto con el suelo.

Puede decirse que la pliometría consiste en ejercitar la fuerza reactiva, apelando a la capacidad elástica y a la fuerza de los músculos. Aunque por lo general se orienta a fortalecer las piernas, es posible aplicar la pliometría al tronco superior.

Es importante que un entrenamiento pliométrico sea supervisado por un especialista. Si los ejercicios no se desarrollan de la manera adecuada, o si se repiten en exceso, el atleta puede sufrir lesiones ya sea en los huesos, las articulaciones u otras partes del organismo debido a la sucesión de los impactos.
También es importante considerar que la pliometría no puede alterar ciertas características físicas, como la longitud de piernas y brazos o la clase de fibra muscular, entre muchas otras…

Los calambres en el deporte

Las contracturas musculares dolorosas, comúnmente conocidas como “calambres” pueden tener varios factores condicionantes que deberían revisarse antes de un evento deportivo de larga duración.

FALTA DE AGUA

Durante el ejercicio se pierde agua por transpiración en una tasa que va entre ½ litro a 1 litro por hora de actividad (hasta 2 litros/hora en climas calurosos y húmedos). La falta de agua disminuye la circulación en el músculo y dificulta la eliminación de sustancias toxicas como el ácido láctico, favoreciendo la aparición de calambres. La ingesta mínima recomendada de líquido es de ½ litro por hora durante la carrera. Para un cálculo más preciso, se recomienda pesarse antes y después de un entrenamiento de larga duración y cuantificar la perdida personal.

FALTA DE SAL (SODIO)

El sudor contiene sal (cloruro de sodio) y la pérdida de este mineral también se asocia con la aparición de calambres. Un litro de sudor contiene en promedio 2 gramos de sal, lo que debería también ser considerado al consumir los líquidos durante el ejercicio, especialmente si este es prolongado (+ de 4horas). La mayoría de las bebidas deportivas traen incorporado una pequeña cantidad de sal para cumplir este objetivo, y las personas propensas a los calambres debería elegir entre estas las que posean las mayores concentraciones de sodio.

FALTA DE POTASIO

La falta de potasio es otro factor predisponerte a calambres. Personas que usan diuréticos o que transpiran profusamente podrían caer en déficit de este mineral. Alimentos ricos en potasio son los plátanos, naranjas y frutas secas.

FALTA DE CALCIO

El calcio además de participar en la mineralización del hueso, es un elemento fundamental en la contracción muscular y su déficit puede generar contracturas. La ingesta adecuada de calcio podría lograrse con 4 vasos diarios de leche (descremada) o 4 porciones de lácteos (yogurt, quesillo…). Deportistas con intolerancia a estos alimentos deberían suplementarse con alguna formulación farmacéutica de calcio, hasta lograr la ingesta recomendada de 1000 a 1500 MG al día.

Potencia muscular

La noción de potencia muscular refiere a la fuerza que puede aplicar una persona con un movimiento y a la velocidad con que dicha aplicación se concreta. Se trata, por lo tanto, de la capacidad de un individuo para ejercer fuerza de manera rápida.

Otra manera de entender el concepto de potencia muscular es como la aplicación de la fuerza máxima en el menor tiempo posible. En ciertos deportes, el resultado de la potencia muscular puede medirse a través de una distancia.

Tomemos el caso del lanzamiento de jabalina, una disciplina que forma parte del atletismo. El lanzador tiene que vencer una carga (el peso de la jabalina) y, a través de un movimiento, arrojarla a la mayor distancia que pueda. El competidor que consigue lanzar la jabalina más lejos se convierte en el ganador (y el atleta que demuestra una mayor potencia muscular).

La potencia muscular, en definitiva, es la capacidad de un individuo de desarrollar una gran aceleración y de superar una cierta resistencia. Cuanto más grande sea la resistencia a vencer, mayor será la potencia muscular que se requiera.

Es importante destacar que las necesidades de potencia muscular no son las mismas para todos los deportistas. Un futbolista, por ejemplo, necesita una clase de potencia muscular diferente a la que debe tener un levantador de pesas. Mientras que en algunos deportes se busca maximizar la fuerza del atleta, en otros se opta por incrementar su velocidad.

Esto revela, por otra parte, que la potencia muscular puede ejercitarse de distintas maneras. Los ejercicios físicos a realizar dependen de los intereses de la persona y de las cualidades que pretenda perfeccionar en su rendimiento, pero lo más importante es buscar aquéllos que exijan una ejecución explosiva.

En cualquier caso, entrenar y mejorar la potencia muscular marca una diferencia favorable en la práctica de un deporte. Por ejemplo, si un jugador de básquet es capaz de saltar más alto y a mayor velocidad que sus contrincantes, es probable que pueda ganar la mayoría de los rebotes defensivos y ofensivos, además de darle a su equipo un mayor número de posesiones, lo que se traduce en más oportunidades de tiro y, por lo tanto, más probabilidades de ganar.

¿Qué es y para qué sirve el test de Cooper?

El test de Cooper es una prueba física que mide la capacidad aeróbica humana y que consiste en correr la máxima distancia posible durante un periodo de 12 minutos seguidos. Realizado este test, existen unas tablas para determinar la capacidad física de cada persona según su edad y sexo.

Cómo hacer el test de Cooper

Para realizar esta prueba física, únicamente se necesita vestimenta, calzado de deporte y un reloj de pulsera, o en su defecto, alguien que controle el tiempo que llevamos hasta completar esos doce minutos.
También se necesita un espacio para correr, lo ideal sería una pista de atletismo donde cada vuelta entera consta de 400 metros, y además, se encuentra señalizada por otras distancias, haciendo que así sea muy fácil calcular la distancia recorrida por el atleta. En caso de no contar con una pista para correr el test de Cooper, se puede seleccionar cualquier itinerario poco transitado y después calcular la distancia con alguno de los muchos apps con gps que existen para smarthphone.

Consejos para correr más en el test de Cooper

Al tratarse de 12 minutos, nos encontramos con un test exigente, en el que se debe mantener un buen ritmo, no tan fuerte como para cansarnos después de la primera vuelta, pero tampoco tan flojo para acabar descansados. De cualquier forma, se aconseja realizar un pequeño planning previo con tiempos de paso incluidos, por ejemplo, si creemos que podemos realizar 2500 metros en este test, se debe calcular el paso óptimo a cada vuelta de la pista, cosa que se consigue con una sencilla regla de tres (en este caso serían 1’55” por cada 400 metros). Tampoco conviene cansarse demasiado al principio. Es mejor marcar los tiempos y seguirlos sin querer avanzar muy deprisa; si nos encontramos fuertes, ya habrá tiempo de apretar los últimos 2 o 3 minutos.

A nivel físico, es importante entrenar o practicar deporte de forma regular, y es que este test no está limitado a deportistas de élite, sino a todo aquel que quiera averiguar en qué estado físico se encuentra.

Dolor de hombro

Lo que la mayoría llamamos genéricamente ‘el hombro’ es realmente un conjunto de varias articulaciones que se combinan con tendones y músculos para permitir un amplio rango de movimiento en el brazo, desde rascarse la espalda hasta hacer un perfecto lanzamiento de pelota, una brazada en la natación, un saque en el tenis, etc. Pero su gran movilidad tiene su precio y puede llevar a tener problemas en el funcionamiento de sus distintas estructuras, con el resultado de dolor de hombro.

Se puede sentir dolor solo cuando se mueve el hombro, o todo el tiempo, temporal o permanente con la consecuente incapacidad que esto produce.

Anatomía:

El hombro está compuesto de tres huesos: el hueso del brazo (húmero), la escápula y la clavícula. La cabeza del húmero articula en la cavidad redondeada de la escápula. Esta se llama cavidad glenoidea. Una combinación de músculos y tendones mantiene al húmero centrado en la cavidad glenoidea. El conjunto de estos tejidos se llaman el manguito rotador (tendones). Estos cubren la cabeza del húmero y la sostienen a la escápula en el hombro.

Causas:

La mayoría de las causas de dolor de hombro caen en las siguientes categorías:

-Bursitis y Pinzamiento del hombro
-Desgarros del manguito rotador
-Inestabilidad
-Artrosis
-Fracturas

BURSITIS Y PINZAMIENTO DEL HOMBRO

Las bolsas (bursas) son sacos pequeños llenos de líquido ubicados en las diferentes articulaciones del cuerpo, incluyendo el hombro. Actúan como almohadillas entre los huesos y los tejidos blandos ayudando a reducir el roce entre los tendones que se deslizan y el hueso adyacente.
A veces, el uso excesivo del hombro, sobre todo con movimientos de elevación, lleva a inflamación de la bursa entre el manguito rotador y el acromion de la escápula acromion. Como resultado se produce una condición conocida como bursitis subacromial. Los tejidos presentes en el hombro pueden inflamarse y doler. Esto se manifestará con actividades diarias, tales como peinarse, vestirse, o cualquier otro movimiento que requiera la elevación del brazo por sobre la cabeza.
El pinzamiento del hombro ocurre cuando la parte superior de la escápula (el acromion) pone presión en los tejidos blandos subyacentes (bursa y tendones del manguito rotador), cuando se levanta el brazo. A medida que el brazo se eleva, el acromion roza y comprime los tendones del manguito rotador y la bursa. Esto puede llevar a una bursitis causando dolor y limitación del movimiento.

MANGUITO ROTADOR

El tendón es el tejido que conecta el músculo al hueso y que permite la transmisión de fuerzas para realizar el movimiento. Los tendones afectados son los cuatro tendones del manguito rotador y uno de los tendones del bíceps. El manguito rotador está compuesto de cuatro músculos pequeños y sus tendones que cubren la cabeza del húmero. Estos mantienen centrado el hombro en su cavidad permitiendo su movilidad y manteniendo su estabilidad. La rotura de los tendones del manguito rotador, pueden ser el resultado de cambios degenerativos debido al paso del tiempo, o una lesión repentina por un traumatismo de alta energía, siendo más frecuente el primer caso. Estos desgarros pueden ser parciales o podrían ser completos. En los desgarros completos, hay un arrancamiento del tendón desde su unión con el hueso, lo que puede producir dolor de hombro nocturno y con la elevación del brazo. Con el paso del tiempo, se puede asociar a una restricción de la movilidad y a una disminución de la fuerza. Lamentablemente, el tendón no tiene la capacidad de repararse o cicatrizar por sus propios medios, por lo que requieren ser tratadas por un especialista. Las lesiones del manguito rotador y el tendón del bíceps están entre las causas más comunes de dolor de hombro.

INESTABILIDAD

Ocurre cuando la cabeza del húmero no es capaz de mantenerse centrada y es forzada a salirse de la cavidad del hombro. Esto puede ocurrir como resultado de una lesión brusca por un traumatismo o por microtraumatismo repetido. Las luxaciones del hombro pueden ser parciales (subluxación) o completa, lo que significa que la parte esferoidal se sale totalmente de la cavidad. Debido a que los ligamentos, tendones y músculos en torno al hombro quedan laxos o desgarrados, pueden ocurrir luxaciones repetidamente. Las luxaciones de hombro recurrentes, que pueden ser parciales o completas, causan dolor e inestabilidad cuando se eleva el brazo. Episodios repetidos de subluxaciones o luxaciones llevan a un aumento del riesgo de desarrollar artrosis del hombro.

ARTROSIS

El dolor de hombro también puede ser el resultado de una artrosis de hombro. La causa más frecuente se relaciona al uso, la edad y desgaste, al igual que en otras articulaciones como la rodilla y la cadera. Es típico que los síntomas, como inflamación, dolor y rigidez, comiencen en la mediana edad. La artrosis del hombro se desarrolla lentamente y el dolor se hace cada vez más frecuente e intenso con el tiempo. La artrosis del hombro podría estar relacionada a lesiones deportivas, lesiones laborales y al uso y desgaste crónico. Otros tipos de artrosis pueden estar relacionadas a desgarros del manguito rotador o a una infección articular. Las personas con artrosis evitarán los movimientos del hombro que aumente del dolor. Esto avanza hacia una rigidez del hombro, desgaste de todas las estructuras del hombro y atrofia muscular, teniendo como resultado una restricción dolorosa del movimiento.

Otra articulación que se ve frecuentemente afectada por la artrosis es la articulación acromioclavicular. La artrosis acromioclavicular es frecuente luego de los 40 años y se presenta generalmente asociada a otras lesiones del hombro o bien, en pacientes con antecedentes de una luxación acromioclavicular ocurrida previamente durante la vida.

FRACTURAS

Las fracturas son huesos rotos. Las fracturas de hombro comúnmente son la fractura de clavícula, el húmero y en menor frecuencia a la escápula. Las fracturas de hombro en pacientes mayores a menudo son el resultado de una caída a nivel del suelo. En pacientes más jóvenes, las fracturas de hombro a menudo son causadas por una lesión de alta energía, como un accidente de vehículo motorizado o por lesiones en deportes de contacto. Las fracturas causan dolor severo, inflamación y hematomas alrededor del hombro. El tratamiento dependerá del hueso fracturado y del tipo de fractura. En general, las fracturas que sufren desplazamientos significativos requerirán tratamiento quirúrgico para alinear nuevamente el hueso y fijar la fractura. Las fracturas no desplazadas significativamente podrían ser tratadas con diferentes sistemas de inmovilización y rehabilitación.

 

 

Distensión Muscular: Definición y Tratamientos

Dado el gran interés que han generado nuestras publicaciones anteriores sobre lesiones deportivas, hoy tocaremos una de las más recurrentes, esperamos que la información les sea de utilidad.

Una distensión o rotura es una lesión muscular que afecta a las bandas fibrosas de este que conectan los músculos con los huesos; Es muy importante no confundir este término con los esguinces, que no son más que un sobre-estiramiento o desgarro de los ligamentos de las bandas fibrosas que conectan los huesos y fortalecen y estabilizan las articulaciones.

Existen dos tipos de distensiones musculares, siendo la primera una lesión aguda debido a una presión excesiva durante la cual las fibras de un músculo se rompen lo que da como resultado un sangrado interno, hinchazón, dolor y pérdida de fuerza y funcionalidad de la zona.

El otro tipo de distensión muscular es una lesión por sobreuso, en la cual los músculos se elongan debido a un estrés crónico; Aquí también hay presencia de dolor, pero sin embargo las fibras no se rompen ni existe una pérdida en la fuerza muscular.

DISTENSION MUSCULAR FEMORAL

Generalmente las distensiones musculares en las cuales las fibras musculares se rompen son debido a que los músculos se someten a un estrés repentino sin que hayan sido calentados previamente, estén agotados y/o no hayan sido entrenados correctamente para el esfuerzo a realizar.

Los músculos más susceptibles a este tipo de lesión son los tendones de la corva también conocidos como los músculos femorales, es bastante común ver roturas en los femorales en deportes como el fútbol o el tenis, donde una persona sin previa preparación y completamente sedentaria se anima a jugar un partido, dando como resultado la aparición de esta lesión.
En cuanto a las lesiones por sobreuso, los músculos más afectados suelen ser los músculos de la espalda y la ingle, especialmente en aquellos trabajos donde se requiere un gran uso de estos, por ejemplo en la jardinería o en la construcción.

Generalmente un médico simplemente necesita examinar la zona para saber si se trata de una distensión muscular o no, aunque en el caso de que haya algún tipo de duda se puede descartar la posibilidad de una fractura u otra lesión ósea mediante una radiografía o mejor aún una resonancia magnética para poder descargar alguna posible rotura de ligamentos.

En cuanto a las opciones de tratamiento, la mayoría de las distensiones musculares pueden ser tratadas por uno mismo, simplemente se necesita reposo y algo de frío local (crioterapia) pero sin embargo si la hinchazón y el dolor no mejoran en un plazo de 4 días es recomendable que acudamos a un médico para que evalúe nuestro caso. No vuelvas a hacer actividad fisica si el dolor no a cedido con los tratmientos paliativos, ya que puedes empeorar la situación.

En el caso de que la hinchazón sea excesiva y nos incomode demasiado podemos utilizar fármacos anti-inflamatorios (AINES) como el paracetamol o el ibuprofeno para ayudar a disminuir dicha inflamación más rápidamente.

Podrás haber escuchado que se precisa de cirugía para poder tratar una distensión muscular, esto es en parte cierto, pero únicamente se necesitaría está en aquellos casos donde exista un desgarro completo del tendón, es decir, el músculo se ha separado completamente de este y entonces como es obvio sí que se precisaría de una reparación quirúrgica.

La coordinación en el deporte

La coordinación es una capacidad física complementaria que permite al deportista realizar movimientos ordenados y dirigidos a la obtención de un gesto técnico. Es decir, la coordinación complementa a las capacidades físicas básicas para hacer de los movimientos gestos deportivos. Podemos hacer cualquier tipo de movimientos: rápidos -velocidad-, durante mucho tiempo -resistencia- y para desplazar objetos pesados -fuerza-. Para “convertir” estos movimientos en gestos técnicos, precisan de coordinación.

TIPOS DE COORDINACIÓN:

Coordinación segmentaria: Se refiere a los movimientos que realiza un segmento -brazo, pierna- y que pueden estar relacionados con un objeto: balón, pelota, implemento, etc…
Diferenciaremos dos tipos de coordinación segmentaria:

Coordinación óculo – pédica.- los movimientos los organizamos con las piernas (pie) y los ojos (óculo).

Coordinación dinámica general: Intervienen los brazos y manos, con los ojos, como en baloncesto.
Los movimientos son dirigidos y están sincronizados afectando a todo el cuerpo, desde los pies hasta la visión, pasando por tronco y brazos o manos. En el gesto del salto, tanto vertical, como horizontal, la correcta contracción y relajación secuenciada y ordenada de los músculos aumentará la marca. Es muy importante automatizar el patrón motriz del gesto deportivo de lanzamiento de peso, en el que la coordinación será la que sume inercias y fuerzas para mandar el objeto lo más lejos posible.

¿Entrenamiento Grupal o en Solitario?

Si bien para algunos les puede ser difícil entrenar acompañado, hay que considerar que esta práctica puede aportar importantes ventajas frente a hacerlo solo. Aquí van cinco buenas razones para que consideres un “equipo de entrenamiento”.

  1. Ameniza los entrenamientos. Los tramos largos en zonas de pulsaciones bajas, en las que puedes hablar sin complicaciones, se hacen mucho más llevaderos con un poco de conversación y compañía. No solo la percepción del tiempo pasara más rápido, sino que además evitaras aflojar antes de tiempo.
  2. Compromiso. No hay mejor arma contra la pereza que el compromiso con otra persona. Seguro que ha sido más de un día el que te has dicho a ti mismo “hoy salgo a las 8”, y lo has ido dejando para media hora más tarde… Y al final no has salido. Quedando con otra persona a una hora y en un lugar determinados, vencer en ese debate interno de “salir o no salir, será mucho más sencillo. ¿No irás a dejar plantado a un compañero?
  3. Exigencia. Sobre todo a la hora de realizar series o tramos a mayor ritmo, tener a un compañero que nos “tire” y al que poder exigir, siempre te hará esforzarte un poco más de lo que harías entrenando solo.
  4. Seguridad. Una caída, una torcedura de tobillo… Son muchos los percances que corriendo en la ciudad son solo un pequeño contratiempo pero que, entrenando en una situación outdoor en caminos solitarios, senderos (mountainbike, trailrunning, etc.), pueden convertirse en un verdadero problema en caso de ir solo. ¿La solución? Llevar el celular siempre con batería cargada, comida y agua de más y, mejor aún ¡Ir acompañado!
  5. Sociabilizar. Con nuestros horarios de trabajo, los tiempos de ocio al día realmente limitados y buscar un espacio para entrenar puede suponer, en muchos casos, quitárselo a otras actividades. Correr acompañado es una manera genial de conocer gente, compartir con amigos y sociabilizar mientras prácticas deporte.

Desgarro Muscular: ¿Cómo actuar ante esta lesión?

Los desgarros generalmente ocurren durante la práctica deportiva y las causas son múltiples.

El desgarro muscular ocurre cuando una o más fibras de un músculo se “rompen”. Es decir existe una ruptura del tejido. La gravedad de la lesión dependerá en gran medida de la cantidad de fibras rotas, pero también de la función que cumple cada músculo. Un desgarro grande, que comprometa casi la totalidad de las fibras que conforman un músculo genera gran incapacidad. Tanto así, que la persona es simplemente incapaz de caminar o mover correctamente una articulación.

Los desgarros pequeños no generan este nivel de incapacidad, incluso existen los llamados “micro-desgarros” en que a veces son tan pequeños que incluso en la ecografía cuesta identificarlos. La ecografía es el examen de elección cuando sospechamos un desgarro. Se recomienda que se realice después de unos días desde ocurrida la lesión. Esto porque cuando la “herida interna” es muy grande, existe una colección líquida (sangrado, exudado, etc) propia de la cascada inflamatoria; que puede “tapar” la zona de ruptura. Pasado unos días esta inflamación se contiene más y se observa mejor la imagen.

Los desgarros generalmente ocurren durante la práctica deportiva y las causas son múltiples. Desde sobrecargas al entrenar hasta mala suerte. La falta de pausas efectivas en los entrenamientos es algo que sin lugar a dudas se debe analizar. Así como también la ausencia de rutinas de fortalecimiento adecuadas para cada disciplina.

Ante la sospecha de un desgarro en la práctica deportiva, lo primero es parar la actividad. Cuando el desgarro es “grande” por lo general la piel se torna de color rojo y morado (propio del hematoma o moretón) pero esto no siempre ocurre. Hay muchos desgarros en donde no “observamos” nada diferente. Por esto, OJO… que aunque la piel se vea “igual” también puede ser un desgarro. La lesión ocurre en el vientre del músculo, en el tejido blando, por lo que las articulaciones propiamente tal no duelen. El dolor suele ser bastante localizado incluso a veces es un solo “punto”.

LAS MEDIDAS

En esta zona de dolor es donde debemos aplicar HIELO local, 10 MINUTOS, pero muchas veces al día. Hay que tomar un AINES (ibuprofeno, ketoprofeno, diclofenaco, etc….aquí hay que consultar con su doctor cual es el recomendable para cada persona). Personalmente uso medicina biológica y ocupo un mediador de la inflamación llamado Traumeel. Lo tomo en formal oral y además uso la crema tópica y la aplico sobre la lesión (SUAVEMENTE). Los primeros días se debe hacer reposo y NUNCA ELONGAR al inicio. Esto puede aumentar el desgarro y empeorar el proceso de cicatrización.

Una vez realizadas las medidas iniciales hay que consultar con un Traumatólogo para confirmar el diagnóstico mediante una eco y luego irse “derechito” al Kinesiólogo. Son los “kines” los que empezaran a elongar y cargar según cada caso, mediante una progresión adecuada que permita una buena cicatrización. Si uno no va al kine el proceso de cicatrización ocurrirá igual, pero la calidad de la cicatriz será menor y con mayores probabilidades de desgarrarse otra vez. Así que…usted dirá.